Error message

  • Notice: Undefined index: access callback in ctools_entity_from_field_context() (line 188 of /home2/forgingb/public_html/javierdiaz/sites/all/modules/ctools/plugins/relationships/entity_from_field.inc).
  • Notice: Undefined index: access callback in ctools_entity_from_field_context() (line 188 of /home2/forgingb/public_html/javierdiaz/sites/all/modules/ctools/plugins/relationships/entity_from_field.inc).

“COMO EL AVE FÉNIX RESURGIR DE LAS CENIZAS”

Confieso que son recuerdos muy amargos los de aquellos momentos que transformaron nuestras vidas. Principalmente la de ROGELIO GUERRA y la mía, que vimos en ese momento destruidas nuestras carreras profesionales y artísticas.

Pero, aquello era apenas la punta del iceberg y la caída sería muy larga y pronunciada, hasta perdernos en un gran abismo de desesperación.

Ustedes no están para saberlo y yo no estoy para contarlo, pero a veces la vida nos depara momentos muy difíciles para los que no estamos preparados.

Hoy que los años han pasado, lo puedo contar con cierta tranquilidad y con distancia, pero no deja de dolerme y estoy seguro que a mi querido Rogelio tampoco.

De un momento a otro nuestras vidas pueden cambiar y dar un giro de 180º que nos obligue a renacer como el Ave Fénix de nuestras propias cenizas.

Después de haber conocido la Gloria... conocer el Infierno; descubrir que los "amigos" desaparecen como por arte de magia, porque después de todo "Al nopal nomás se le acercan cuando tiene tunas".

Como las plagas bíblicas del antiguo testamento, llegaron a nuestras vidas 7 años de vacas flacas, que nos hicieron reconocernos en nuestra pequeñez y nuestra fragilidad.

Nos vimos obligados a pagar por la osadía de buscar un mundo más justo en el que podamos mirar de frente a nuestros hijos sin la vergüenza de no haber luchado.

Pero ni ese terrible terremoto pudo acabar con nuestro empeño, ni con nuestras creencias, ni con nuestro espíritu, pues aún en el fondo del abismo, fuimos capaces de descubrirnos a nosotros mismos y reconocer  que el ARTISTA que vive en nuestro interior tiene la fuerza de un coloso que no está dispuesto a sucumbir.