Error message

  • Notice: Undefined index: access callback in ctools_entity_from_field_context() (line 188 of /home2/forgingb/public_html/javierdiaz/sites/all/modules/ctools/plugins/relationships/entity_from_field.inc).
  • Notice: Undefined index: access callback in ctools_entity_from_field_context() (line 188 of /home2/forgingb/public_html/javierdiaz/sites/all/modules/ctools/plugins/relationships/entity_from_field.inc).

Psicoanálisis

  • Después de el largo proceso del PSICOANÁLISIS, con todos los enfrentamientos que debe uno realizar, para descubrir estas respuestas, en medio de sesiones plenas de dolor, de desgarramientos existenciales y de descubrimientos de “cosas” que estuvieron ahí desde siempre y no nos habíamos dado cuenta; un día la Dra. Franco, me pidió que le describiera que era para mí el psicoanálisis.

  • ¿Qué es para mí el psicoanálisis?

  • La respuesta les va a parecer, a algunos, muy pedestre y simplista, pero creo que es una buena manera de explicarlo.

  • Si partimos de la maravillosa naturaleza humana y de la máquina espléndida que es el cuerpo, nos daremos cuenta que estamos diseñados de forma tal que, cuando consumimos alimentos, el aparato digestivo tiene la “inteligencia natural”, de asimilar todo aquello que le es útil y benéfico al organismo, como son: las vitaminas, minerales, proteínas y toda aquella sustancia que nos permita llenarnos de energía y de vida.

Pero el cuerpo tiene también, gracias a la digestión, la “inteligencia natural”, de desechar todo aquello que no necesita, o que podría hacerle mal.

Gracias a ello, podemos cumplir una de nuestras necesidades fisiológicas más vitales e importantes, que es deshacernos de aquello que no necesitamos o qué, incluso, nos perjudica.

Es así que cuando hemos comido en demasía, o hay algo en el alimento que está echado a perder o nos intoxica, el cuerpo “reacciona inteligentemente”, para provocarnos el vómito y en ocasiones las terribles diarreas, que nos liberan de aquello que nos está haciendo daño.

Ahora les pido que imaginemos, por un momento:

¿Qué pasa cuando el aparato digestivo no funciona y empezamos a tener estreñimiento?

¿Qué sucede cuando los riñones dejan de funcionar, y ya no purifican la sangre?

Si esto pasa, el individuo, al pasar unos cuantos días empieza a enfermarse gravemente y, inevitablemente, vendrá un desenlace fatal; después de una serie de padecimientos, dolores y sufrimientos, que sólo la medicina, a través de alguien profesional, puede solucionar.

Voy a continuar con nuestro ejemplo - a lo mejor desagradablemente escatológico pero que puede ejemplificar muy bien lo que quiero decir:

¿Qué pasaría si un día decidimos, que cada vez que vayamos al baño a hacer nuestras necesidades, dejamos de accionar la palanca del escudo; y permitimos que esto se acumule día con día?

Seguramente en unos cuantos días, será ya imposible entrar al baño, por la podredumbre que hemos dejado acumular.

Y en poco tiempo, ni siquiera será habitable nuestra casa.

Me he permitido estas desagradables imágenes, para llegar a mi objetivo.

Cuando uno en la vida deja acumular resentimientos, tristezas, celos, enojos, podredumbre, malas experiencias, etc… equivale exactamente a lo mismo.

En la vida, hay que saber tomar lo bueno, lo nutritivo, lo que nos alimenta y nos da energía, y hay que saber desechar aquello que nos lastima, nos daña y acaba por enfermar nuestra alma.

Tenemos que aprender a tener esa “inteligencia natural”, que nos permita distinguir entre aquello que nos fortalece, y aquellas situaciones o momentos de la vida que nos destruyen.

No podemos permitir que nuestra vida se convierta en “ruinas”

He dedicado estas reflexiones y estas páginas, para todas aquellas personas que amo: familiares, amigos y compañeros.

Con la esperanza de que no dejen pasar el tiempo, incluso, los meses y los años, desperdiciando su vida, hundidos en el pantano de la TRISTEZA Y LA DESESPERANZA, porque cada día que dejen pasar, estarán hundiéndose más y más.

No permitan que ese abandono se convierta de un “mal momento”, en una DEPRESIÓN CRÓNICA, que pueda acabar sus vidas.

CARPE DIEM, no dejemos de aprovechar cada instante de nuestra vida, tomando de ella lo mejor, lo que nos anima y fortalece; y haciendo a un lado, de una vez y para siempre, todo aquello que nos destruye y nos hace matar el tiempo, en lugar de vivirlo, hasta sus últimas consecuencias.